Image by Piyapong Saydaung from Pixabay

1. Cuidado personal y medioambiental

El impacto medioambiental de la industria cosmética afecta a todo el sector: desde los ingredientes que tienen los productos hasta su embalaje y el transporte para su distribución.

Los consumidores de productos cosméticos están cada vez más informados y exigen que las empresas cosméticas realicen más esfuerzos medioambientales. De este modo, un comprador consciente con el medio ambiente no solo se fija en el tipo de producto, también en el posible reciclaje de su embalaje.

Un estudio realizado recientemente por PwC mostró que cada vez más consumidores en todo el mundo están evitando el uso del plástico, comprando productos con embalajes ecológicos o menos empaquetado en general [1]. De hecho, un 43% de los consumidores en Estados Unidos están dispuestos a pagar un precio mayor si el envase es respetuoso con el medioambiente [2].

Con el fin de satisfacer de manera efectiva las demandas medioambientales del consumidor cosmético en los próximos años, la transparencia será clave. Esta transparencia debe ir mucho más allá del etiquetado de los productos y abordar los residuos en el proceso de producción. Por todo ello, las empresas también están comenzando a explorar la minimización del número envases o suministrar envases de tipo rellenables [3].

Image by Clker-Free-Vector-Images from Pixabay

2. Cuidado personalizado

La piel de cada persona es diferente, cada piel requiere un cuidado distinto y adecuado a sus necesidades. Esto va a suponer un cambio de lo que solía ser un enfoque general de los productos cosméticos.

En este sentido, un estudio realizado por InsightAce Analytic pronostica que el mercado global para productos de cosmética personalizados crecerá desde los 38 mil millones de dólares alcanzados en 2019 a los 72 mil millones de dólares en 2028 [4].

La personalización de los productos cosméticos comienza en el proceso de compra, donde asesores y expertos pueden recomendar las mejores rutinas de belleza. Gracias a las soluciones tecnológicas actuales, es posible  optimizar la experiencia del cliente en venta online mediante asesores  virtuales.

Con esa información los asesores recomendarán diferentes productos cosméticos a añadir a una rutina personalizada en función del tipo de piel, de modo que esa rutina de cuidado esté creada y dirigida para ese tipo de piel específico [5].

3. Bienestar

A principios del año 2020, GlobalData publicó un estudio en el que destacaba la importancia que la salud y el bienestar tenía entre los consumidores europeos a la hora de adquirir productos de cuidado personal [6]. La pandemia causada por el coronavirus, no hace más que prolongar esta tendencia al año 2021, ya que los consumidores son ahora aún más conscientes de la importancia de la salud tanto física como mental.

Según el estudio de GlobalData, el 67% de consumidores europeos tiene en cuenta el impacto que los productos de cuidado personal tenían sobre su salud y bienestar, al igual que sobre el planeta, antes de decidirse por el producto.

En el mismo sentido, los consumidores hoy en día le dan tanta o más importancia a la salud mental como a la corporal, por ello reclaman a la industria cosmética productos para mejorar la sensorialidad, aumentar el bienestar y disminuir el estrés. Estos productos se denominan neurocosméticos y presentan ingredientes activos que pueden, bien reducir localmente los niveles de cortisol (hormona liberada en situaciones de estrés) a nivel cutáneo, bien aumentar la sensorialidad del producto al inducir sensaciones como el calor.

Image by Avi Chomotovski from Pixabay

4. Soluciones digitales

Las medidas de confinamiento impuestas durante el año 2020 han supuesto un aumento significativo en las ventas realizadas mediante comercio electrónico. Según un informe de Caixabank, el número de consumidores que destinaban más del 50% del gasto con tarjeta al e-commerce aumentó del 10,2% en mayo de 2019 al 19,0% en mayo del 2020 [7].

Este aumento de compras por internet indica una nueva tendencia en el que los consumidores utilizan las nuevas tecnologías para soluciones del mundo real. Esta tendencia se prevé continuar en el año 2021 con el desarrollo de nuevas estrategias de marketing altamente específicas para una atención personalizada [8].

El desarrollo de inteligencia artificial para personalizar los mensajes y ofrecer productos en función de necesidades individuales, consultores de cuidado personal virtuales o la optimización del e-commerce mediante gamificación, son solo algunos de los ejemplos que las nuevas soluciones digitales pueden brindar en la atención personalizada sin salir de casa.

Image by Gerd Altmann from Pixabay

5. Rituales de cuidado en casa

En los últimos años, las herramientas y tecnologías que solían encontrarse solo en el consultorio del dermatólogo han llegado a manos de los consumidores. La fusión de tecnología y cuidado de la piel se ha visto incrementada por las medidas de confinamiento, de modo que los consumidores buscan cada vez más, nuevas formas de cuidar su piel con las últimas innovaciones [3].

Un ejemplo del aumento de esta tendencia de cuidado personal en casa proviene de las ventas de dispositivos de tonificación facial, las cuales han aumentado un 150% en los últimos 6 meses de 2020 [9]. La industria cosmética innova constantemente y en relación a las soluciones tecnológicas para el cuidado de la piel se encuentran multitud de aplicaciones móviles o gadgets que describimos en este post de nuestro blog.

Así pues, algunas de las tendencias de consumo que se iniciaron o incrementaron en 2020, van a seguir siendo relevantes para el año 2021.