Image by Renate Köppel from Pixabay

Desde que empezara el confinamiento hemos ido cambiando poco a poco nuestras rutinas diarias. Al prolongarse el tiempo que pasamos en casa, han ido cambiado nuestras preferencias y necesidades en el cuidado personal.

A continuación, detallamos algunos de los cambios de rutinas y una perspectiva futura sobre estas rutinas post-confinamiento.

1. De protección solar a la protección de luz azul

Hemos pasado de utilizar productos con protección solar preocupados por los efectos de la radiación solar en nuestra piel, a estar todo el día en casa pasando de la pantalla del ordenador a la del móvil, televisor o tablet.

Gran parte de nuestro ocio se encuentra ahora a través de una pantalla, ya sea con videollamadas, series o e-books. Sin embargo, el hecho de no estar tan expuestos a la radiación solar, no impide que nuestra piel esté expuesta a un tipo de radiación que la perjudica. Esta radiación es la llamada luz azul, que es la que emiten las pantallas.

Image by Engin Akyurt from Pixabay

La luz azul es un tipo de radiación entre el ultravioleta y el infrarrojo que también emite el sol y, como la radiación solar, genera estrés oxidativo en las células de la piel produciendo radicales libres que aceleran el envejecimiento (1). Además, la luz azul puede provocar la aparición de manchas en la piel. Esto se debe a que los melanocitos tienen un tipo de receptores denominados opsinas, que detectan este tipo de radiación (2). En concreto la opsina tipo 3 regula la formación de melanina y la pigmentación en los melanocitos, por lo que al activarse se produce la formación de manchas al iniciarse, a su vez, la producción de melanina (3).

Para reducir los efectos de la radiación azul es conveniente utilizar productos con protección solar aun estando en casa. Además, para reducir los efectos del estrés oxidativo en la piel, es recomendable utilizar productos con agentes antioxidantes que reduzcan la formación de radicales libres.

2. La polución no está solo en el asfalto

En el interior de casa podemos encontrar elementos que contaminan el aire y que, en caso de concentración excesiva, pueden perjudicar nuestra salud.

Este tipo de compuestos se denominan compuestos volátiles y proceden de la combustión en fuegos (como el humo del tabaco o de chimeneas) y de la utilización de determinados productos de limpieza.

Image by Free-Photos from Pixabay

La piel nos protege ante estos compuestos químicos, sin embargo, la exposición prolongada y repetitiva de altos niveles de estos compuestos volátiles produce efectos negativos en ella. Al igual que la radiación solar y luz azul, la polución induce estrés oxidativo y por tanto favorece el envejecimiento. Además, la polución induce la inflamación y empeora condiciones de la piel como dermatitis atópica, psoriasis o acné (4). En relación a los compuestos volátiles que podemos encontrar en casa, recientemente se ha observado que la polución casera induce la muerte celular (apoptosis) de los queratinocitos, lo que reduce la estructura de la piel y su capacidad protectora (5).

Para proteger la piel de compuestos volátiles que puedan dañarla, es conveniente realizar rutinas de limpieza de la piel con productos limpiadores suaves, seguidos de productos que hidraten y contengan ingredientes antioxidantes que reduzcan el daño por estrés oxidativo, así como ingredientes que mejoren la función barrera de la piel.

3. Estrés y bienestar

Estar en casa no es siempre sinónimo de relajación, ya que sufrimos preocupaciones, cansancio y estrés producidas por el confinamiento y pueden reflejarse en tu piel.

El estrés daña la piel mediante la inducción de su inflamación, al activarse los sistemas inmune y endocrino resulta en enrojecimiento, producción de placas psoriásicas y aumento de la producción de sebo que resulta en más acné y agravamiento de la dermatitis seborreica (6).

Por ello, si nuestra piel se vuelve más grasa con el estrés, lo ideal es seguir una rutina de limpieza que elimine el exceso para después hidratar la piel. En los casos de pieles con problemas como la psoriasis o la dermatitis, lo mejor es consultar un dermatólogo.

No solo la piel sufre por culpa del estrés, por lo que lo ideal es tratar de disminuir el estrés de manera general. La organización mundial de la salud recomienda seguir haciendo ejercicio durante el confinamiento; el fitness, yoga o la meditación son actividades recomendadas por la OMS para reducir el estrés en casa, puesto que no requieren espacios amplios ni equipamiento especial (7).

Image by Irina L from Pixabay

¿Qué pasará después?

Nuestros hábitos de cuidado personal y compra después del confinamiento son una incógnita, nunca nos habíamos visto en una situación así, por ello muchos buscan predicciones y estudios que den claves sobre el comportamiento futuro del mercado del cuidado de la piel.

Compras online: La consultora PFS afirma que la epidemia y el confinamiento tendrán un efecto duradero en el comportamiento de los consumidores. Según este estudio, los consumidores, en este caso del Reino Unido, continuarán comprando por internet aún después del fin del confinamiento, al ver sus ventajas (8).

Bienestar: Aunque es pronto aún para hablar del final de la cuarentena, varios estudios indican que las rutinas de autocuidado adquiridas durante este periodo, como el yoga o las rutinas de cuidado de la piel, se mantendrán tras el fin del confinamiento. Buscaremos el bienestar y la salud desde todos los ángulos adquiriendo más hábitos saludables (9).

Más importancia a la ciencia: Cada vez más los consumidores de cosmética basan su decisión de compra en función de los resultados científicos de los productos. Según Sofía Chalmers de la consultora Mintel; los productos basados en ingredientes con resultados científicos relevantes aportan un valor añadido al producto cosmético, que cada vez es más demandado por los consumidores.

Si bien la tendencia de los consumidores por productos cosméticos con ingredientes naturales va a continuar creciendo, al mismo tiempo ha aumentado el consumo de productos para el cuidado de la piel basados en la ciencia y que imitan los resultados de tratamientos dermatológicos, los llamados cosmeceúticos. Así pues, parece ser que el cuidado de la piel, como categoría general, continuará en auge en todo el mundo durante el año 2020 (10).

Referencias
  1. Arjmandi, N., Mortazavi, G., Zarei, S., Faraz, M., & Mortazavi, S. (2018). Can Light Emitted from Smartphone Screens and Taking Selfies Cause Premature Aging and Wrinkles?. Journal of biomedical physics & engineering, 8(4), 447–452.
  2. Haltaufderhyde, K., Ozdeslik, R. N., Wicks, N. L., Najera, J. A., & Oancea, E. (2015). Opsin expression in human epidermal skin. Photochemistry and photobiology, 91(1), 117–123.
  3. Ozdeslik, R. N., Olinski, L. E., Trieu, M. M., Oprian, D. D., & Oancea, E. (2019). Human nonvisual opsin 3 regulates pigmentation of epidermal melanocytes through functional interaction with melanocortin 1 receptor. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 116(23), 11508–11517.
  4. Drakaki, E., Dessinioti, C., Antoniou, C.V. (2014) Air pollution and the skin. Environ. Sci., 2 (11).
  5. Shaorui Ke, Qi Liu, Mengsi Deng, Xinlian Zhang, Yuhan Yao, Ming Shan, Xudong Yang, Guodong Sui. Cytotoxicity analysis of indoor air pollution from biomass combustion in human keratinocytes on a multilayered dynamic cell culture platform (2018) Chemosphere, 208: 1008-1017.
  6. Cheng, Y., Lyga J. Brain-skin Connection: Stress, Inflammation and Skin Aging. (2014). Inflamm Allergy Drug Targets, 13(3): 177-190.
  7. http://www.euro.who.int/en/health-topics/health-emergencies/coronavirus-covid-19/novel-coronavirus-2019-ncov-technical-guidance/stay-physically-active-during-self-quarantine
  8. https://cosmeticsbusiness.com/news/article_page/UK_lockdown_could_permanently_alter_beauty_shopping_habits/164134
  9. https://www.forbes.com/sites/jennifercohen/2020/01/08/wellness-trends-for-2020/#5d59ee704177
  10. https://cosmeticsbusiness.com/news/article_page/Cosmetics_Business_reveals_the_5_biggest_skin_care_trends_in_new_report/163385