Image by Martin Slavoljubovski from Pixabay

Desde que empezara la epidemia del Covid-19, la red se ha inundado de consejos de higiene para evitar la propagación del virus.

Una de las principales medidas para evitar enfermar y diseminar virus y bacterias, es lavarse las manos frecuentemente. Sin embargo, este simple gesto de higiene diario, puede llevar a problemas epidérmicos como irritación y dermatitis, si lo realizamos en exceso o con productos inadecuados.

A continuación, hemos recopilado la información científica disponible al respecto de la higiene y cuidado de las manos.

¿Por qué es importante lavarse las manos?

La mayoría de virus y bacterias están recubiertas de una capa lipídica que los protege. Esta capa se rompe en contacto con jabones y alcoholes (1). Por lo que lavarse las manos con jabón, no sólo protege de infecciones como los de la familia de coronavirus, sino que además evita otras infecciones como gastroenteritis u otras enfermedades respiratorias (2).

¿Cómo lavarse las manos?

Todos sabemos, o deberíamos saber, lavarnos las manos para mantener una correcta higiene. Pero debido a que la duración mínima del enjabonado debe ser no menor de 20 segundos (3) y es complicado de calcular mentalmente, hemos preparado esta infografía con la canción “Resistiré” del Duo Dinámico, para ayudar a contar el tiempo en canciones.

Si no te convence nuestra elección, puedes hacer la tuya usando tu canción favorita en: https://washyourlyrics.com/

¿Con qué frecuencia debo lavarme las manos?

Siempre que vayamos a manipular o hayamos manipulado objetos o alimentos susceptibles de ser fuentes de contaminación (3):

  • Al llegar a casa o tras usar el transporte público.
  • Antes, durante y después de preparar alimentos.
  • Antes de comer.
  • Antes y después de cuidar una persona enferma.
  • Después de ir al baño.
  • Después de cambiar pañales o limpiar a un niño que haya ido al baño.
  • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • Después de tocar a un animal, alimento para animales o excrementos de animales.
  • Después de tocar la basura.

Image by theresaharris10 from Pixabay

La clave: un balance entre higiene y cuidado

Según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, es suficiente lavarse las manos con agua y jabón, sin embargo, si no disponemos de jabón o no podemos lavarnos las manos con agua y jabón en ese momento, es conveniente usar un gel desinfectante que tenga al menos un 60% de alcohol.

Por otro lado, un exceso de higiene puede acarrear problemas en la piel como la dermatitis por contacto. Esta se produce cuando, por la acción de jabones agresivos o alcoholes, se elimina la capa protectora de la piel, y esta se enrojece y se vuelve más áspera (4).

La dermatitis por contacto no es en sí grave, pero conlleva dolor e irritación en las manos e incluso, cuando la piel se agrieta, puede favorecer la entrada de microorganismos. En los casos más graves en los que se agrieta la piel, se desaconseja el uso de corticoides, puesto que podrían agravar una posible infección (5) y se recomienda consultar a un especialista.

Por tanto, para prevenir su aparición es importante usar un jabón no agresivo en el lavado de las manos, secarlas bien y posteriormente aplicar una crema hidratante que ayude a mantener la función barrera de la piel.

    1. Brenda Goodman, MA. The Power of Hand-washing to Prevent Coronavirus. https://www.medscape.com/viewarticle/926373.
    2. Aiello, Allison E et al. “Effect of hand hygiene on infectious disease risk in the community setting: a meta-analysis.” American journal of public health 98,8 (2008): 1372-81.
    3. https://www.cdc.gov/handwashing/esp/when-how-handwashing.html
    4. https://www.msdmanuals.com/es/professional/trastornos-dermatol%C3%B3gicos/dermatitis/dermatitis-de-contacto
    5. Drucker, A M et al. “Use of systemic corticosteroids for atopic dermatitis: International Eczema Council consensus statement.” The British journal of dermatology 178,3 (2018).