Image by Herney Gómez from Pixabay

El 11 de febrero celebramos el día internacional de la mujer y la niña en la ciencia. Y lo hacemos desde que en el 2015 la UNESCO decidiera declarar este día para reconocer el rol crítico que juegan las mujeres y las niñas en la ciencia y la tecnología.

Según la UNESCO, este día es un recordatorio de que las mujeres y las niñas desempeñan un papel fundamental en las comunidades de ciencia y tecnología y que su participación debe fortalecerse.

Por ello, queremos valorizar el gran trabajo que las mujeres científicas hacen en AntalGenics, y destacar cómo la ciencia es el motor de la innovación y el progreso. Para ello, hemos pedido a algunas de nuestras mujeres científicas que nos hablen de su trabajo con el fin de mostrar las diferentes opciones que tienen las niñas que quieran dedicarse a la ciencia:

 

Ana Espinosa

Ana es gerente de operaciones en AntalGenics, su trabajo consiste en estar al día de las nuevas investigaciones para conseguir financiación así como interactuar con clientes de los servicios de I+D, para saber sus intereses y cómo ayudarles a desarrollar sus proyectos de investigación.

De niña, Ana era una niña curiosa y observadora que se interesó por conocer el porqué de todo y entender la vida. Esto le llevó a estudiar biología para, posteriormente, dedicarse a investigar los procesos necesarios para la formación del sistema nervioso.

A las niñas que quieran dedicarse a la ciencia, Ana les recomienda que nada las pare, que sean fuertes y decididas. ¡Es un camino difícil, pero merece la pena si este es tu sueño!

Mónica García

Mónica es técnico de laboratorio en AntalGenics, define su día a día como divertido, puesto que los técnicos realizan ensayos in vivo e in vitro y el mundo del cultivo celular le parece apasionante y de aprendizaje continuo.

Mónica siempre se interesó por descubrir el porqué de muchas cosas y ponerlas en práctica, disfrutando del ambiente técnico en el laboratorio.

El mensaje de Mónica para las niñas que quieran dedicarse a la ciencia es que no se rindan cuando algo no les salga, es un recorrido largo en el que tendrán etapas ricas en conocimiento y de crecimiento personal como futuras científicas.

Nuria García

Nuria es responsable de desarrollo de ingredientes cosmecéuticos en AntalGenics. Su trabajo diario depende mucho de la etapa de desarrollo en la que se encuentren los activos cosmecéuticos. Por lo general compagina búsqueda de servicios que la empresa pueda necesitar con estar al día en novedades y lanzamientos, pero lo más importante es estar al día en la actualidad científica, ya que es de gran importancia para mejorar los activos de AntalGenics, así  como detectar nuevas oportunidades de desarrollo.

De pequeña a Nuria le despertó la curiosidad por la ciencia una buena profesora en el instituto. Ella le motivó a saber más sobre lo que pasaba dentro de las células. Por ello, Nuria anima a las niñas que quieran dedicarse a la ciencia a hacer lo que se propongan sin ponerse barreras. Que aprendan mucho del camino y que encuentren un lugar en la ciencia que les haga disfrutar de su día a día.

María José López

Como responsable de marketing, María José se encarga de estudiar el mercado, estando al día de las novedades y las innovaciones del sector, crear contenido, buscar nuevos clientes y de manejar la comunicación de la empresa para que el trabajo de AntalGenics, pueda llegar a todo el mundo.

De pequeña María José ya mezclaba el champú con el gel ducha para crear el producto de baño definitivo. Posteriormente se interesó por conocer qué hacía hasta la última molécula de un ser vivo, lo que le llevo a estudiar biología y posteriormente bioquímica.

A las niñas que se quieran dedicar a la ciencia les aconseja que hagan lo que quieran hacer, sin preocuparse de salidas profesionales o encorsetados roles. La ciencia puede ser divertida y se realiza de muchas maneras, solo tienes que encontrar tu lugar.

Magdalena Nikolaeva

Maggie es líder de proyectos en AntalGenics, su trabajo consiste en planificar los proyectos, realizar los experimentos, analizar los datos y sacar conclusiones de ellos para, posteriormente, volver a empezar.

De niña Maggie quería dar respuesta a preguntas concretas e intentar comprender cómo funcionaba el entorno y nosotros mismos, lo que le llevó a dedicarse a la ciencia. Para aquellas niñas que se estén planteando dedicarse a la ciencia, Maggie les dice que si tienen inquietudes, si se lo cuestionan todo, si son curiosas, si quieren saber por qué, para qué y cómo, si quieren encontrar respuestas por sí mismas, posiblemente nacieron para ser científicas.

Cristina Palacios

Cristina es líder de proyectos en AntalGenics. Por lo que su día a día en el laboratorio se asemeja mucho al de Maggie.

De niña Cristina se interesó por la ciencia para poder conocer el funcionamiento del cuerpo humano. Además de conocer que biológicamente todo ocurre por algo, lo que nos ha llevado a ser capaces de curar enfermedades y mejorar la calidad de vida de las personas que las padecen.

Para aquellas niñas que quieran dedicarse a la ciencia, Cristina les aconseja que busquen sus pasiones tanto dentro como fuera del colegio o instituto. Se puede ser científica de muchas maneras y la única forma de conocerlas es investigando todo lo que puedes ser.

Verónica Rivero

Verónica es gestora de proyectos en AntalGenics. Su día a día compagina momentos de seguir estudiando y aprendiendo sobre nuevos temas o profundizando en otros, pero también seguir trabajando en trabajo experimental y manual.

Desde pequeña Verónica siempre se ha fascinado en el funcionamiento de la vida. Le encantaba la anatomía humana, la fisiología y entender cómo y por qué suceden las enfermedades. En realidad, quería estudiar medicina, porque además quería ayudar a personas que lo necesitasen, lo que le llevó a realizar diversos estudios sanitarios, ejerciendo de ello. Pero quería ir más allá, el poder ayudar desde la base de la vida. Lo que le llevó a estudiar y dedicarse a la bioquímica, ayudando a mejorar la calidad de vida de mucha gente.

El consejo de Verónica para las niñas que quieran dedicarse a la ciencia es que nunca se rindan, aunque les digan que no valen o les pongan las cosas difíciles. Por suerte muchas injusticias de género van desapareciendo, y cada vez se habla más de referentes femeninos, mujeres antes silenciadas, que han sido grandísimas científicas en todas las áreas.

Pero también les diría que la ciencia es una forma de pensar y de ver la vida. No hace falta trabajar en un laboratorio. Hacer ciencia también es, por ejemplo, aprender para enseñar a otras personas a entender y disfrutar de ella.

Tania Trujillo

Tania es técnico de laboratorio en AntalGenics. Define su trabajo como muy gratificante. Ya que disfruta mucho haciendo los experimentos y viendo los resultados. Aunque reconoce que a veces puede llegar a ser un poco frustrante cuando algo no funciona o deja de funcionar sin más, pero son cosas que van intrínsecas en la ciencia y sobre todo en la investigación.

Cuando era pequeña, Tania no tenía claro a que quería dedicarse, pero lo que sí que era cierto es que siempre sacaba muy buenas notas en las asignaturas de ciencias. Esto le hizo sospechar cuál sería su camino. El detonante fue cuando tuvo que escoger la rama de bachillerato. ¿Podía seguir sus estudios renunciando a su asignatura favorita, la biología? La respuesta fue un no rotundo. En ese momento tuvo claro que se dedicaría a la ciencia.

Para las niñas que quieran dedicarse a la ciencia, Tania les aconseja que luchen por conseguir sus sueños y que se formen muy bien para ser unas muy buenas científicas.

 

El futuro está en sus manos.